¿Cómo afecta el cannabis a las hormonas?

human brain model with leafwell's logo and color as backround

Tabla de contenidos

  1. ¿Cómo afecta el cannabis a nuestras hormonas?
  2. El cannabis y el eje hipotálamo-hipófisis-adrenal (HPA)
  3. El cannabis y el eje hipotálamo-hipófisis-tiroides (HPT)
  4. El cannabis y el eje hipotálamo-hipófisis-gónadas (HPG) – El cannabis y el ciclo menstrual
  5. El cannabis y el eje de la hormona del crecimiento (GH), también conocido como eje del factor de crecimiento similar a la insulina (IGF-1)
  6. Conclusión – Los aspectos positivos y negativos del consumo de cannabis sobre las hormonas

Las hormonas son neurotransmisores, lo que significa que son mensajeros químicos que llevan instrucciones a los órganos y tejidos para que realicen determinadas funciones. Las hormonas son producidas por varias glándulas de nuestro cuerpo, siendo la principal glándula productora de hormonas la hipófisis.

Las hormonas son esenciales para una amplia gama de funciones, como el crecimiento, la regulación de los niveles de azúcar en sangre, el ciclo reproductivo y el estado de ánimo. La red de glándulas que segregan estas hormonas se conoce como sistema endocrino. El sistema endocannabinoide (SEC) puede influir en varios sistemas receptores de todas las células de nuestro cuerpo.

El cannabis afecta a nuestras hormonas. Al igual que ocurre con muchos otros medicamentos, el cannabis puede hacer que nuestro cuerpo produzca más hormonas o menos, según se trate de productos con CBD o THC. A veces, estos cambios hormonales pueden tener un impacto médico positivo, pero otras veces los cambios pueden ser perjudiciales. Por eso es crucial entender cómo el cannabis afecta a nuestras hormonas. Hemos hablado de cómo el cannabis afecta a varios receptores en todo nuestro cuerpo.

Lo vemos con un poco más de detalle en este artículo y recuerde que siempre puede preguntar al médico durante su consulta:

Obtenga su tarjeta médica

Contacte con un Médico Autorizado en un minuto.

¿Cómo afecta el cannabis a nuestras hormonas?

El SEC está vinculado a todos los sistemas receptores de nuestro cuerpo. Ya sean receptores de dopamina, serotonina u opioides, los cannabinoides pueden “hablar” con ellos y ejercer su influencia de forma tanto sutil como manifiesta. Esto incluye nuestras hormonas y el sistema endocrino.

Sin embargo, las hormonas son complicadas y no entendemos cómo el cannabis y el sistema endocannabinoide interactúan con el sistema endocrino con un detalle significativo. Sin embargo, sí sabemos que el cannabis interactúa con él, ya que afecta a la producción de hormonas como la insulina, la testosterona y el estrógeno. Los efectos pueden ser positivos o negativos.

Por poner un ejemplo práctico, en el caso de un cáncer de mama con estrógenos, puede ser mejor evitar demasiado THC, ya que puede aumentar los niveles de estrógeno. El CBD puede ser una mejor opción en tal caso, pero no necesariamente debemos deshacernos del THC por completo. Esto se debe a que el THC tiene muchas propiedades para combatir el cáncer. Por lo tanto, es enormemente importante adecuar la proporción THC:CBD al tipo de cáncer que se está tratando. Pero es complicado, y cada persona es diferente. Esto es lo que sabemos hasta ahora.

El cannabis y el eje hipotálamo-hipófisis-adrenal (HPA)

El eje HPA es quizás uno de los sistemas hormonales más conocidos. El HPA se asocia más a menudo con la huida o la lucha y el estrés. Es el que produce el cortisol. El cortisol ayuda a controlar los niveles de azúcar en la sangre, regula el metabolismo, reduce la inflamación, la presión arterial a través de la regulación de la sal y el agua, y ayuda a la formación de la memoria.

Sin embargo, tener altos niveles de cortisol producidos por su cuerpo puede ser perjudicial. Los circuitos de retroalimentación negativa que impiden que se produzca demasiado cortisol se vuelven menos eficaces, lo que constituye un problema importante en el trastorno de estrés postraumático (TEPT). Tanto el THC como el CBD pueden reducir la cantidad de cortisol producida al disminuir la respuesta del cuerpo al estrés.

Un exceso de THC puede aumentar los niveles de cortisol tras su consumo, por lo que es esencial tener cuidado con algunas condiciones médicas. Los que se inician en el consumo de cannabis deben microdosificar el THC, ya que pequeñas dosis pueden disminuir la ansiedad, pero grandes dosis pueden aumentar la ansiedad. Por lo tanto, la microdosificación de THC es extremadamente importante para tratar la ansiedad.

Otra hormona liberada por el eje HPA, la adrenalina, también disminuye su producción por el consumo de THC. Esto amortigua la respuesta de huida o lucha, y esto puede conducir a reacciones más lentas.

La serotonina es liberada por el eje HPA y regula el estado de ánimo, la memoria, el sueño, la digestión y algunas funciones musculares. Los niveles bajos de serotonina pueden causar agitación, migraña, insomnio y antojos de carbohidratos, y los niveles altos de serotonina pueden causar agitación, confusión y sedación. Mantener los niveles de serotonina en equilibrio es importante para tratar la ansiedad, la depresión y el TEPT.

El THC ayuda a tratar la ansiedad, el TEPT y otros trastornos asociados cuando se utiliza a largo plazo. Esto se debe a que la liberación sostenida de cortisol embota la respuesta al estrés y disminuye la producción de cortisol.

El uso del THC a largo plazo embota el pico matutino de cortisol, llamado Respuesta de Despertar del Cortisol (CAR), que es una de las razones por las que se pueden sentir los efectos somnolientos del THC al despertar. Esto también hace que el uso del THC sea eficaz para el tratamiento del insomnio.

El CBD puede reducir los niveles de cortisol, pero no es necesariamente tan útil como el THC y el CBN para tratar el insomnio.

El cannabis y el eje hipotálamo-hipófisis-tiroides (HPT)

El eje HPT es responsable de mantener el ritmo metabólico, las funciones cardíaca y digestiva, el control muscular, el desarrollo del cerebro y la salud de los huesos. La glándula tiroidea libera dos hormonas principales: La triyodotironina (T3) y la tiroxina (T4). El eje HPT es esencial para controlar el metabolismo de nuestro cuerpo, incluyendo la regulación de la temperatura interna del cuerpo, el peso, la piel y el cabello.

El THC puede inhibir la TSH. Los niveles bajos de TSH circulante pueden provocar síntomas asociados al hipertiroidismo, como fatiga, aumento de peso e intolerancia al frío, disminución de la libido, depresión y un ciclo menstrual anormal.

Puede disminuir muchos de estos aspectos negativos mediante el uso de cannabinoides como el CBD y dosis bajas de tetrahidrocannabivarina (THCV).

También vale la pena recordar que la reducción de los niveles de TSH no siempre es negativa. Los que tienen insomnio querrán ayuda para conciliar el sueño. Los consumidores de cannabis suelen tener un índice de masa corporal (IMC) más bajo en comparación con los que no consumen cannabis, por lo que el aumento de peso no suele ser un problema (aunque tener un IMC bajo no significa que no se esté delgado de grasa, por lo que el ejercicio también es fundamental). Muchos encuentran que las propiedades del cannabis para aliviar el estrés aumentan su libido. Una mezcla de THC y CBD en la dosis correcta puede ayudar a mejorar el estado de ánimo, no causar depresión. Algunas mujeres también encuentran que el cannabis es beneficioso para el síndrome premenstrual y los dolores menstruales, y hay muy pocas pruebas que demuestren que provoca un ciclo menstrual anormal.

El cannabis y el eje hipotálamo-hipófisis-gónadas (HPG) – El cannabis y el ciclo menstrual

El eje HPG desempeña un papel vital en el mantenimiento del funcionamiento óptimo y la salud de todos los tejidos en todo el cuerpo. El eje HPG también supervisa las funciones del cuerpo relacionadas con la salud reproductiva.

El THC puede reducir los niveles hormonales en el eje HPG y provocar infertilidad tanto en hombres como en mujeres. El THC puede ralentizar la maduración de los folículos en las mujeres, lo que puede provocar cambios en el ciclo menstrual. Durante la ovulación, el cuerpo libera anandamida, y el consumo de THC puede provocar un exceso de producción de endocannabinoides que altere el ciclo menstrual.

Ahora bien, esto puede sonar aterrador para algunos, pero para quienes sufren el síndrome premenstrual (SPM), el uso de una combinación de THC y CBD puede reducir el dolor, los calambres y los dolores de cabeza/migrañas.

Se ha demostrado que el THC disminuye la LH y la testosterona, reduce la motilidad de los espermatozoides y su capacidad para lograr la concepción en los hombres. La testosterona también es útil para aumentar la masa muscular y ósea y el crecimiento del vello corporal, y una cantidad insuficiente de testosterona puede conducir a la pérdida de masa ósea y muscular.

Curiosamente, la investigación ha identificado que los consumidores frecuentes de cannabis tienen niveles más bajos de prolactina en su plasma sanguíneo. La prolactina inhibe la FSH y la GnRH, que es otra forma en la que se ven afectados los ciclos menstruales y la producción de testosterona.

El cannabis y el eje de la hormona del crecimiento (GH), también conocido como eje del factor de crecimiento similar a la insulina (IGF-1)

El eje GH/IGF produce las hormonas del crecimiento somatotropina e insulina. La somatotropina estimula el crecimiento, la reproducción celular, la regeneración de las células y potencia el metabolismo. La insulina regula los niveles de glucosa en sangre mediante la absorción de glucosa en el hígado, la grasa y los músculos esqueléticos. El eje de la GH también participa en la regulación del desarrollo del cerebro, incluyendo la neurogénesis y la neuroprotección.

El cannabis, en particular los cannabinoides como el CBD, el CBG y el THCV, pueden ayudar a mejorar la sensibilidad a la insulina, permitiendo que el azúcar se procese más fácilmente. El cannabis puede impulsar el metabolismo, lo que puede evitar el aumento de peso.

El consumo de THC cuando se es joven puede afectar al desarrollo del cerebro, y los cannabinoides como el CBD y el THCV han sido beneficiosos para tratar la diabetes y el dolor neuropático. El THC, el CBD y el THCV pueden ser muy útiles para promover el crecimiento de las células cerebrales (neurogénesis) en las personas mayores.

El SEC está íntimamente relacionado con todos los ejes hormonales, y es con el eje de la GH con el que este vínculo es quizá más evidente.

Conclusión – Los aspectos positivos y negativos del consumo de cannabis sobre las hormonas

Al leer lo anterior, puede ser tentador pensar que el cannabis puede dañar los sistemas hormonales, lo cual es inexacto, ya que la desregulación de la CE puede causar una desregulación hormonal. Esto puede provocar el síndrome premenstrual, migrañas, cáncer, diabetes, TEPT, ansiedad, depresión y muchos más problemas de salud.

Además, gran parte de la atención se centra en el THC. El THC se une a los receptores CB1 y los afecta, lo que puede provocar cambios en los niveles hormonales. Otros cannabinoides como el CBD tienen efectos menos directos, y sabemos menos sobre cómo el CBD y otros cannabinoides afectan a varias hormonas. Parece cierto que una mezcla de cannabinoides y terpenos puede ayudar a mitigar algunos de los efectos adversos que el THC puede tener sobre las hormonas, al tiempo que conserva algunos de sus beneficios.

Continuar leyendo