Alfie Dingley: el derecho de acceso al cannabis medicinal en el Reino Unido

Epilepsy; epileptic; 1600s art; 1700s art; Renaissance art; depiction of epilepsy; epileptic fit.

Tabla de contenidos

  1. Actualización 2/8/2021:
  2. Artículo original sobre Alfie Dingley [2018]:
  3. La familia de Alfie Dingley pide al Gobierno una medicina que cambie su vida
  4. El Reino Unido puede beneficiarse de la marihuana medicinal pero los ciudadanos no pueden acceder a ella

Las historias de los pacientes nos ayudan a comprender el impacto del cannabis en el mundo real en las personas que mejoran su salud y bienestar en el día a día.

Actualización 2/8/2021:

La vida de Alfie Dingley está de nuevo en peligro porque la UE ya no puede dispensar legalmente las recetas emitidas por el Reino Unido, cortando su acceso al cannabis medicinal. La familia del niño de nueve años luchó por él para que tuviera acceso a este medicamento cuando nada más funcionaba.

Durante los últimos ocho meses, Alfie ha estado libre de convulsiones gracias a la medicación a base de cannabis que ha estado tomando desde 2017. Antes de esto, el niño podía tener hasta 150 convulsiones cada semana, y a sus padres les preocupa que pueda volver a empezar cuando se le acabe el medicamento.

Hay otras opciones disponibles mientras tanto, pero Alfie nunca ha tenido mucho éxito con otros medicamentos, ni siquiera con los de diferentes cepas de cannabis.

Según la BBC, el profesor Mike Barns, neurólogo, declaró: “[El Departamento de Salud y Asistencia Social] ha cometido el error por ignorancia… algunos [productos] le convienen a un niño. Otros se adaptan a otro. Cada variedad de planta de cannabis es sutilmente diferente.”

Un portavoz del gobierno se solidarizó diciendo: “con los pacientes que se enfrentan a condiciones difíciles.” Pero lo más probable es que esa declaración sea lo más lejos que va a llegar su simpatía, ya que el Brexit sigue causando problemas a personas como Alfie Dingley y sus familias.

Artículo original sobre Alfie Dingley [2018]:

El caso de Alfie Dingley refleja el de Billy Caldwell en muchos aspectos. Ambos sufren de Dravet, una forma severa de epilepsia que puede causar de decenas a cientos de convulsiones al día – hasta 150 al mes en el caso de Alfie. Ambos viven en el Reino Unido, a los dos se les ha negado la medicación que les salva la vida, y los dos tienen que viajar mucho a los Países Bajos o a Canadá para conseguir sus medicamentos.

Descargue la guía gratuita sobre pediatría y marihuana medicinal + la guía de dosificación adicional

Las familias de ambos niños han estado en contacto con el Ministro de Estado, Nick Hurd. La familia de Alfie está solicitando una licencia para utilizar medicamentos basados en cannabinoides para su hijo.

Waiting woman; eagerly awaiting; sitting and waiting.

La familia de Alfie Dingley pide al Gobierno una medicina que cambie su vida

La alternativa tanto para Billy como para Alfie es una serie de opioides, DEA y esteroides intravenosos, todos los cuales pueden causar psicosis, fallos orgánicos y adicción. Los cannabinoides, mientras tanto, son mucho más tolerados, tienen un perfil de seguridad mucho mejor y se puede decir que son mucho mejores que los medicamentos disponibles para las formas raras de epilepsia.

Solicitar una licencia no es una experiencia nueva para la madre de Alfie, Hannah Deacon. Ya había solicitado antes una licencia al Ministerio del Interior, pero se la denegaron. Hannah volvió a solicitarla en abril y, al parecer, los funcionarios agilizarían el proceso por motivos de compasión.

Por lo que sabemos, la licencia no se ha concedido. En el pasado, el Ministerio del Interior ha rechazado la solicitud de Hannah en nombre de Alfie, ya que se considera que el cannabis no puede ser prácticamente prescrito, administrado o suministrado al público.

Se trata de un problema constante en Europa, Estados Unidos y gran parte del mundo. Sólo en los últimos años un mayor número de países se ha movido para permitir el acceso a la marihuana medicinal a quienes padecen afecciones graves como el síndrome de Dravet.

Tincture Made at Home
Tintura casera

El Reino Unido puede beneficiarse de la marihuana medicinal pero los ciudadanos no pueden acceder a ella

Se trata de una sentencia interesante, sobre todo teniendo en cuenta que el Reino Unido es el mayor exportador de cannabis medicinal. El marido de la primera ministra Theresa May, Philip May, trabaja para Capitol Group, el mayor inversor del principal productor de cannabis medicinal del Reino Unido, GW Pharmaceuticals.

Capitol Group tiene una participación del 15% en la empresa. La ministra conservadora de Drogas, Victoria Atkins, está casada con Paul Kenward, director general de British Sugar, que cultiva 45 acres de cannabis bajo licencia gubernamental en Norfolk.

Comprensiblemente y con razón, la gente está tachando de “hipócritas” a muchos miembros del Partido Conservador. ¿Cómo pueden decir que “no hay propiedades médicas en el cannabis” mientras cultivan y venden cannabis medicinal? ¿Cómo pueden negar a sus propios ciudadanos el acceso a un medicamento del que se benefician en los mercados extranjeros?

Desde el punto de vista ético, ¿cómo puede alguien negar a un niño moribundo su medicina? Algo huele a podrido en el estado del Reino Unido, y no emana del humo o del vapor de los cientos de miles de personas que están consumiendo cannabis para sus dolencias de forma ilegal.

Ahora, parece que GW Pharmaceuticals tiene el monopolio del cannabis en Gran Bretaña. El gobierno del Reino Unido no parece estar dispuesto a romper este monopolio entregando licencias de cannabis a quienes tienen una necesidad médica extrema.

Esto va en detrimento del Reino Unido y supone un enorme recorte de los derechos, la salud y el bienestar de la población del país. Esto tiene que cambiar, y el equipo de Leafwell quiere hacer lo posible para ayudar a que este cambio se produzca este miércoles en el Parlamento.

Continuar leyendo